Mujeres - elgalloinformativo

PUBLICIDAD



Más que el Día de la Mujer, el 8 de
marzo debería llamarse el día de las mujeres. No somos un grupo homogéneo. Tampoco pensamos ni sentimos uniformemente. Ni en política, ni en creencias, ni en gustos, necesidades, preocupaciones, cargas, problemas o aspiraciones. En esos millones de personas que se pretende calzar en un grupo llamado “la mujer” hay millones de diferencias. Si hoy la mujer (en Occidente) puede vivir tan libremente como el hombre (y eso de que el hombre es libre es discutible) es porque hubo feministas que lucharon por todas y por muchos años. Eso es innegable.
Hoy hay muchos feminismos y son diferentes. Hay tantos, que incluso hay algunos que no respetan la libertad de pensamiento de otras mujeres. Hay tantos y son tan diferentes, que los más radicales son tan controladores y castradores como el machismo más casposo. Hay mujeres libres que son feministas. Otras, son libres y recelan del feminismo organizado. Porque el feminismo no es lo contrario del machismo. Y hay mujeres machistas.
La igualdad de oportunidades en todos los campos, el derecho a una paga igual por igual trabajo (en los sectores donde no se cumpla) y la eliminación de la violencia contra la mujer son reclamos en los que no hay que cejar.
La igualdad en las oportunidades es sagrada. Pero la de los resultados... no tanto. La discriminación positiva tiene una cara peligrosa: dejar fuera de juego a los mejores, sean del sexo que sean. No solo en política. Hoy, aquí, hay mujeres con muchísimo poder y con absoluto control de su vida... que es el verdadero poder. Y a todos los niveles sociales. Hay muchas mujeres que son felices, que es el poder absoluto.
Quizá el 8 de marzo sea pronto un día no tanto reivindicativo y enfadado como de sincera celebración.
(Huya hoy de feministas de conveniencia, especialmente si además le piden el voto).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMENTAS Y COMPARTE AQUÍ

PUBLICIDAD AQUI

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD AQUI

Pages